Entradas Populares

La Elección Del Editor - 2020

¿Está Hillary moralmente en forma para ser presidente?

¿Posee Hillary Clinton la integridad y la honestidad para ser presidente de los Estados Unidos? ¿O son esas consideraciones pintorescas e irrelevantes al elegir un jefe de estado en los Estados Unidos del siglo XXI?

Estas son las preguntas puestas sobre la mesa por el informe del Director del FBI James Comey sobre lo que sus agentes descubrieron en su investigación criminal del escándalo de correo electrónico de Clinton.

Clinton esquivó una recomendación del FBI de que la acusen de negligencia grave en el manejo de los secretos de seguridad de EE. UU., Una recomendación que habría abortado su campaña. Pero el director Comey dinamitó la defensa que ha estado ofreciendo al país.

Comey declaró que Clinton mintió cuando dijo que tenía la aprobación del Departamento de Estado para el servidor de correo electrónico de su casa.

Él declaró que ella mintió cuando dijo que solo tenía un servidor, y que no se transmitió ningún material clasificado o secreto. También dio a entender que ella mintió cuando dijo que había usado solo un dispositivo y había entregado todos sus correos electrónicos relacionados con el trabajo al Estado. El FBI encontró "varios miles" más.

Clinton dijo que sus correos electrónicos estaban almacenados en un área segura. Esto también era falso. Los actores hostiles y los regímenes hostiles, dijo Comey, tenían acceso a los sistemas de correo electrónico de aquellos con quienes se comunicaba.

Comey dijo que no encontró "intención" criminal en lo que hizo Clinton.

Sin embargo, la acusó de haber sido "extremadamente descuidada" con los secretos de seguridad nacional de EE. UU., Una frase que parece ser sinónimo de la grave negligencia necesaria para acusar y condenar.

Mientras recomendaba contra el enjuiciamiento, Comey agregó: “Esto no es para sugerir que, en circunstancias similares, una persona que participe en esta actividad no tendrá consecuencias. Por el contrario, esos individuos a menudo están sujetos a sanciones administrativas o de seguridad ".

Traducción: Si Clinton siguiera siendo la secretaria de Estado y tuviese tanta imprudencia con los secretos por descubrir, podría haberse visto obligada a renunciar y despojada de su autorización de seguridad para siempre.

Sin embargo, si Clinton es elegido presidente, nuestro comandante en jefe durante los próximos cuatro años, y sus confidentes Huma Abedin y Cheryl Mills, serán personas que el FBI considera imprudentes y poco confiables en el manejo de los secretos de seguridad nacional.

Tendremos riesgos de seguridad dirigiendo las fuerzas armadas de los Estados Unidos.

Tampoco es la primera vez que se pone en tela de juicio la veracidad de Clinton. Hace veinte años, ella inventó una historia sobre cruzar un asfalto en Bosnia "bajo el fuego de un francotirador" y correr con "la cabeza gacha". Las fotos mostraban una llegada pacífica con una niña sonriente.

Los familiares de los héroes muertos de las "13 horas" de Benghazi dicen que Clinton les dijo que se encargaría de que el creador del video antiislámico que incitaba a la mafia que mató a sus hijos fuera atropellado, sabiendo todo el tiempo que había sido Un ataque terrorista planeado.

En 1996, elNew York Times"William Safire repasó todas las declaraciones que Clinton había hecho en Whitewater y los escándalos relacionados del primer mandato de Bill Clinton, los comparó con la verdad revelada posteriormente y declaró a Hillary Clinton una" mentirosa congénita ".

Ella ha afirmado que intentó unirse a los Marines en 1975, y durante mucho tiempo sostuvo que fue nombrada por el famoso montañista Edmund Hillary, quien conquistó el Monte Everest. Solo Sir Edmund escaló el Everest cuando Hillary tenía 6 años. La compañera perfecta para este fabricante en serie sería la chica Cherokee Elizabeth Warren.

Aún así, surge una pregunta sobre los motivos de Comey para transmitir los resultados de una investigación del FBI. Normalmente, la oficina transmite la evidencia que ha encontrado, junto con su recomendación, al Departamento de Justicia. Y Justice decide si enjuiciar.

En cambio, Comey convocó a una conferencia de prensa, documentó la acusación de que Clinton era "extremadamente descuidada", contradijo, punto por punto, la historia que le había contado al público, y luego anunció que estaba recomendando contra el enjuiciamiento.

¿Qué había detrás de esta actuación extraordinaria?

Al instar a que no se procese, pero al proporcionar evidencia de un veredicto de negligencia criminal al entregar material clasificado, Comey estaba diciendo:

No estoy recomendando el enjuiciamiento porque, para hacerlo, sería forzar a Hillary Clinton a salir de la carrera y decidir virtualmente las elecciones de 2016. Y esa no es mi decisión. Esa es tu decisión.

Usted, el pueblo estadounidense, debería decidir, dada toda esta evidencia, si Clinton debería ser el comandante en jefe. Usted decide si una figura pública con un historial de imprudencia y duplicidad pertenece a la Oficina Oval.

Comey estaba presentando el caso contra Clinton como custodio de los secretos de seguridad nacional con una credibilidad que el Partido Republicano no puede igualar, mientras se negaba a determinar su destino al instar una acusación, y en cambio dejó su futuro en nuestras manos.

Y, en última instancia, ¿no debería esta decisión recaer en la gente y no en el FBI?

Si, sabiendo lo que sabemos de la mendacidad congénita de Hillary Clinton, la nación la elige como jefa de estado y comandante en jefe, eso nos dirá algo sobre los Estados Unidos de 2016.

Y nos dirá algo sobre la supuesta superioridad de la democracia sobre otras formas de gobierno.

Patrick J. Buchanan es editor fundador de El conservador estadounidense y el autor del nuevo libro El mayor regreso: cómo Richard Nixon se levantó de la derrota para crear la nueva mayoría.

Deja Tu Comentario